Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de abril, 2017

Capítulo 3 - Novela: Los Pesos Fuertes del Banco de Barcelona

Los Pesos Fuertes del Banco de Barcelona
Rafael López y Guillén



Capítulo Tercero   



          De espaldas a él, también de pie, veía a su padre mirar fijamente la farola, alzando la cabeza, quieto, esperando, apoyadas ambas manos en el bastón, con la chaqueta abierta dado el grosor de su barriga sobresaliéndole los pelos blancos por ambos lados del bombín.
         - Ves, otra vez ha fluctuado y se ha apagado un momento. - acompañó la voz con su brazo y bastón indicándole a la luz.
         - Sí, padre, lo he visto. Ya lleva unas cuantas en el rato que estamos aquí. Volvamos a casa, que ya hemos hecho una buena ronda. Hemos ido por Nou de la Rambla, por la calle Ferrán, las Ramblas hasta Plaza Cataluña y ahora aquí, en el Paseo de Gracia, los cuatro ramales iniciales.
         - Buenas noches señor Mansana - le dijo un hombre al pasar.
         - Habrá sido a ti, no le conozco. - comentó el padre.
         - Hombre padre, yo creo que a José Mansana Doré, le conocen más personas que a…

Capítulo 2 - Novela: Los Pesos Fuertes del Banco de Barcelona

Los Pesos fuerte del Banco de Barcelona
Rafael López y Guillén


                        Capítulo Segundo


     ¡Otra vez no puede ser!, pensó el joven que estaba de pie. Se sentó en la silla que había junto a la cómoda, en la entrada de su casa recién reformada. 
     Pero esto es imposible, ¿cómo puede ser?, que con veinte años, sea la segunda herencia que recibe. Dejó el sobre azul en la bandeja de la correspondencia, encima de la cómoda, apoyó bien ambos codos en sus piernas volviendo a leer la carta. Hidalgo de San Juan. Ninguno de esos apellidos le sonaban de nada. Ahora que la volvió a leer, vio, en una letra más menuda, abajo del todo de la carta que ponía:

                Pd: Espero que entienda, que esta cuestión es muy personal, por lo que le ruego, no la comente              
                con ningún familiar o amigo.




     A su madre, no se lo podía ni comentar siquiera.

     Se levantó y se quitó la chaqueta. Fue a la sala donde su madre estaba cosiendo. Le gustaba esa ha…